25 Instantáneas de Myriam Moscona o Puedo perder la vida, no el decoro5 min de lectura

Héctor Alvarado Díaz

1. ¿Qué absorbe tu tiempo?

Depende de cuándo. Hace poco me mudé a un depa de ventanas que dan a unos árboles y que están llenos de distractores. En uno sube y baja una familia de ardillas. Los bebés habilísimos, se creen en la montaña rusa. En otro árbol se paran unos pajaritos que jamás había visto en la Ciudad de México con pico rojo y pecho amarillo. Me embobo viéndolos. También absorbe mi tiempo lavar trastes y lo central, escribir, leer y procrastinar. Ah, y el celular. Una maldición.

2. ¿La poesía te ha puesto en tu lugar?

No sé bien cuál es mi lugar, pero si te refieres a si me ha dado lecciones, sí, desde luego. Mientras mayor me hago, menos le entiendo. De lo que estoy convencida es que la poesía te pide la vida. Por eso no admite aficionados. Es decir, sí, mucha gente escribe, pero la poesía es muy raro que se manifieste si no es tu actividad central.

3 .¿Tela de sevoya es una ínsula rodeada de poesía?

Prefiero verla como mi primera obra narrativa.

4. ¿Has salido huyendo de alguna reunión?

¿Cómo lo sabes? También he salido huyendo de ciertas personas y cuando me voy me pregunto qué demonios hacía allí.

5. ¿Cuándo supiste que serías escritora?

Muy tarde, creo que después de la universidad. Siempre, y hasta la fecha, me registro en los hoteles como periodista, que también lo soy.

6. Cinco autores esenciales en tu vida artística.

No puedo sólo cinco, me tortura; pero voy con Marcel Proust, Sor Juana, Xavier Villaurrutia, José Gorostiza, Paul Celan y dónde dejé a Lawrence Durrell que amé de joven, a Cervantes que acabo de releer y me vuela la cabeza, a Marguerite Yourcenar, a Idea Vilariño u Olga Orozco, a las poetas de habla inglesa que adoro. No hay forma de elegir.

7. ¿Crees en la suerte?

No es de creencia, es que existe 😊 Yo he tenido mucha suerte para ciertas zonas de la existencia y nula en otras. Y se ha mantenido así por años.

8. ¿Cada tiempo tiene su lenguaje?

Es un tema fascinante. En especial, en nuestra lengua. Expresiones del Quijote que se han perdido, palabras locas como “de bobilis bobilis” (“gratis”, “de balde”). Ampliando la respuesta, los lenguajes como estética de expresión se renuevan cada tanto. De allí el body art, el land art, la poesía en distintas plataformas, la instalación, la música de un John Cage, por ejemplo.

9. ¿Siempre encuentras la palabra justa?

Desconfío de quien siempre la encuentra.

10. ¿Desaparecerías alguno de tus libros?

¡Por supuesto! Detesto mis primeros libros. Y voy a decir algo antipático, pero ni modo. Prefiero eso a algunos escritores que empezaron con brillo y luego se fueron descafeinando.

11. ¿Te ahoga el trabajo?

Sí, pero no sé qué haría sin él.

12. ¿Un libro puede cambiar la vida?

La vida no, pero la forma de pensar en ella, sí.

13. ¿Cómo ves este tiempo de migraciones y cierres de fronteras?

Lo veo como una metáfora de la civilización vergonzosa en que nos hemos convertido. No que antes fuéramos ejemplares, pero nos hemos agravado.

14. ¿Has sufrido por ser mujer?

Si te refieres a cosas desagradables y/o dolorosas que he vivido por ser mujer, por supuesto que sí. Y no soy ninguna excepción. Desde un tío que me metió la mano debajo de la blusa a los trece años, a un dentista que me metió la lengua a media sesión. Te aseguro que un hombre difícilmente podría contarte lo mismo.

15. Músicos de tu corazoncito.

Muchos. Y me da por temporadas. Hubo una época en que diario y a toda hora escuchaba Las variaciones Goldberg. Quizá es la pieza musical que más he oído. Ahora escucho una play list variadísima. De más chava oía como loca a Joan Manuel Serrat y hasta la fecha me sé de memoria las letras de los discos de Machado y de Miguel Hernández. Adoro a Schubert, a Chopin y también la música guapachosa. Como ves, soy variadita.

16. ¿La poesía mexicana es una sola?

Es un rompecabezas con piezas grandes y chicas que arman un conjunto.

17. ¿Qué te hace llorar?

Lloro en el cine, con algunas películas. Lloro cuando México gana medalla en las Olimpiadas. A veces lloro de coraje y desde luego, mis amigos lo saben, lloro de risa.

18. ¿Sin humor no hay amor?

No hay nada, no hay que tomarse tan en serio porque qué hueva.

19. ¿Las modas literarias son un mal necesario?

La servidumbre a las modas te convierte en alguien que no querías ser.

20. ¿La película o el libro?

Qué suerte que no tengo que elegir. Durante la pandemonia la balanza se ha ido al libro, pero no siempre tiene que ser igual.

21. ¿Ha sido divertido hasta ahora?

Divertido por diverso sí que ha sido.

22. ¿El periodismo cultural oxigena el arte?

¿No será más bien al revés?

23. ¿Te han defraudado?

(¿Ya de plano así nos llevamos?) Por supuesto. De ida y vuelta porque a veces te toca de un lado de la cuerda y a veces del otro.

24. ¿Qué opinas de los políticos?

Ser mexicano y admirar a los políticos sería esquizoide.

25. ¿Individualista o montonera?

De joven fui más revoltosa. Soy pacifista, pero siempre me queda esa zona peleonera.

Myriam Moscona.

Poeta mexicana. Autora de diversos libros de poesía. Negro marfil/Ivory black, recibió por la traducción de Jen Hofer, los premios Landom Morton de la Academia de Poetas Estadounidenses de NY y el del Pen International al mejor libro traducido (2012). Premio de Poesía Aguascalientes 1988. Becaria de la Fundación Guggenheim 2006. Su libro más reciente es La muerte de la lengua inglesa (Almadía, 2020). Ansina, poemas en ladino, fue publicado en México y España por Vaso roto. También recibió por su novela Tela de sevoya, editada en México, Argentina, España, Estados Unidos e Italia, el Premio Xavier Villaurrutia de Escritores para Escritores, 2012. Es miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte. Vive desde hace más de diez años con su perro Isaac.

Notas relacionadas

Danos tu opinión: