Lazarus5 min de lectura

Horacio Cano Camacho

Ya hemos comentado en este bufete que la novela negra escandinava es muy diversa y su clasificación es más un asunto comercial. Los temas, los autores, los estilos varían mucho. Tal vez el eje común en muchos de ellos es la preocupación por los asuntos ciudadanos, la intolerancia hacia ciertos grupos o el fundamentalismo religioso. Pero también podemos encontrar thriller puro y duro, muy al estilo del norteamericano, aunque a veces incluso más oscuro.

Es el caso que hoy recomendamos aquí. Se trata del libro más reciente de Lars Kepler, Lazarus (2021, Reservoir Books, Serie Roja y Negra). Es el séptimo de la saga que tiene al detective Joona Linna como protagonista, aunque hay que decir que cada libro es auto conclusivo y los puede leer por separado sin problema.

Lars Kepler es todo en fenómeno de ventas, con más de 15,000,000 de libros vendidos y traducido a más de 32 idiomas. La serie comenzó con El hipnotista (2009) donde presenta a nuestro protagonista. Desde un inicio se le inscribió en la categoría de thriller por sus historias vertiginosas, muy adictivas y con gran “acción”. Capítulos cortos que te impulsan a pasar al siguiente y saber qué sucederá… hasta que te das cuenta que haz devorado el libro completo. Casi se leen como mirar una buena película de acción.

Lars Kepler es en realidad el pseudónimo de Alexander Ahndoril y Alexandra Coelho Ahndoril, un matrimonio sueco de escritores que publicaron la primera entrega con este nombre, pretendiendo pasar desapercibidos, pero fue tal el éxito que la crítica los obligó a salir del anonimato, pero continuan firmando así. «Lars» al parecer es un homenaje a Stieg Larsson, el autor que volcó la atención del mundo a la novela negra escandinava, que ya tenía un amplio camino recorrido pero había sido poco vista fuera y «Kepler» por el astrónomo alemán del Siglo XVI. Joona Linna, su personaje principal es un detective infatigable, honesto y entregado por completo a su trabajo, pero las historias en las que se implica son tan tremendas, duras y extremas, que el matrimonio prefería que no se les vinculara con ellas…

Lars Kepler

En Lazarus, tal vez la más oscura de la serie, Linna regresa de un retiro obligado al que se le condena por un error cometido en el libro anterior. Fue encarcelado por una falta luego de intentar salvar a un compañero. Pero como el personaje bíblico, no es el único que retorna de entre los muertos. Lo hace también un asesino serial de los más siniestros… Alguien está matando a criminales buscados en toda Europa. Lo hace con mucha violencia, con una crueldad inusitada. Uno de ellos es un profanador de tumbas noruego; otro, un violador alemán, otro un violador sueco que nadie había identificado hasta entonces. Además de que a las policías europeas parece no importarles que alguien “resuelva” por propia mano sus casos, es casi imposible trazar un nexo común, salvo que guardan cierta relación con el historial del detective Joona Linna.

Linna es convocado por la policía alemana porque su nombre aparece en el teléfono de una de las víctimas y en el caso del profanador ejecutado, entre otros restos óseos encontrados en casa de la víctima, se encuentra el cráneo de la esposa muerta del detective. Entonces él comienza a buscar un nexo, un patrón en todos esos casos desperdigados y aparentemente sin relación, para darse cuenta que Jurek Walter ha vuelto.

Este tipo es un asesino serial de lo más terrible, un manipulador que disfruta de destruir todo lo que una persona estima hasta llevarlos al suicidio. Joona Linna, junto a la detective Saga Bauer (personaje central de toda la saga), lo persiguieron hasta que darle muerte, o eso suponían …

A Linna nadie le cree, ni sus propios compañeros, pero el sabe que Jurek Walter es un cazador implacable y sólo le queda huir ¿Quién es el cazador, quién es la presa? Linna debe proteger a su hija de una muerte segura por el “estilo” de Jurek y le ruega a todos que hagan lo mismo, desaparezcan, se den por muertos… hasta que él mismo deba regresar para hacerse cargo de cazar a Jurek como única forma de detenerlo, como el detective irreductible que es.

El estilo de Lars Kepler se encuentra entre una novela de acción y una de terror. De hecho ha sido clasificado como una mezcla muy afortunada de intriga, thriller psicológico, sensualidad, acción, violencia explícita y terror poco dosificado. Cuando terminamos un capítulo, nos da miedo continuar al siguiente porque atisbamos que algo terrible va a suceder, pero es inevitable saber, así que no tenemos salida más que huir hacia adelante. Esto es parte del secreto de su éxito y en Lazarus lo refrenda como en ningún otro de los libros.

Leer a Lars Kepler es mejor que ver una buena serie, nos permite construir escenarios y meternos tanto a las tramas que terminamos sudando de miedo, pero esperanzados de que se hará justicia. Es muy recomendable para quien gusta de la acción continua… la serie completa incluye hasta ahora: El hipnotista (2009), El contrato (2010), La vidente (2011), El hombre de arena (2012), En la mente del hipnotista (2014), El cazador (2016) y Lazarus (2021).

Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de el-artefacto.

Notas relacionadas

Danos tu opinión: