Materia oscura: Bartolomé

 Luis Miguel Estrada 1. —Extraño la luz—le dijo Yaco a Vic. —¿No te acostumbras?  Durante todo el tiempo que llevaban en el hotelucho junto al mar, a Yaco no le había molestado que no hubiera televisión ni teléfono, ni nada que les recordara la vida de ciudad de la que buscaban huir en ese lugar abandonado. Le perturbaba la oscuridad rajada apenas por las débiles candilejas. Cuando Vic no lo encontró en el cuarto ni en el sillerío oxidado y casi vacío del espacio común para los huéspedes, decidió probar…