Lawrence Ferlinghetti: A medida que envejezco

Lawrence Ferlinghetti A medida que envejezcopercibo que la vidatiene la cola en la bocay otros poetas y otros pintoresya no encarnan para míningún tipo de competenciaEl cielo es el desafíoel cieloque aún debe ser descifradoese alto cieloante el que caen agobiadoslos astrónomoscon sus grandes orejas electrónicasese cieloque nos susurra constantelos secretos finales del universoel mismo que respirahacia adentro hacia afueracomo si fuera el interior de una bocadel cosmosel mismo cieloque es el borde de la tierray del mar tambiénel cielode voces múltiples y ningún diosrodeando un océano de sonidoque devuelve…

Julio Cortázar: Orientación de los gatos

Julio Cortázar A Juan Soriano Cuando Alana y Osiris me miran no puedo quejarme del menor disimulo, de la menor duplicidad. Me miran de frente, Alana su luz azul y Osiris su rayo verde. También entre ellos se miran así, Alana acariciando el negro lomo de Osiris que alza el hocico del plato de leche y maúlla satisfecho, mujer y gato conociéndose desde planos que se me escapan, que mis caricias no alcanzan a rebasar. Hace tiempo que he renunciado a todo dominio sobre Osiris, somos buenos amigos desde una…

Mario Benedetti: Rincón de haikus

Mario Benedetti 2 la muerte invadede vez en cuando el sueñoy hace sus cálculos 15 la mariposarecordará por siempreque fue gusano 20 cada suicidasabe dónde le aprietala incertidumbre 22 no hay alegríamás alegre que el prólogode la alegría 65 pasa que al trébolsi tiene cuatro hojasno hay quien lo aguante 143 el preso sueñaalgo que siempre tieneforma de llave Mario Benedetti (1920-2009), escritor, poeta, dramaturgo y periodista uruguayo. Algunas de sus obras son: Andamios, Solo mientras tanto y  Pedro y el Capitán.

Gabriela Mistral: Los derechos humanos

Gabriela Mistral Hace ocho años dos palabras bajaron hacia las multitudes de varias naciones y de millones de hombres, y son esas palabras las que celebramos hoy en la forma de los Derechos Humanos. Muchas patrias ya conocían esta honra, pero no eran todas las criaturas quienes gozaban de estos derechos. Este día llegó por fin hace ocho años y lo celebramos corno un nacimiento pascual. No eran pocos los que dudaron de que la libertad acarrease bienestar a los pueblos retardados y ellos mismos habían rehusado a hombres y…

Wendy Guerra: Ropa interior

Wendy Guerra Ropa interior Dejamos sobre las duchas de los hombres nuestros cuerposbien amarrados a la tubería solar.Marcamos territorio como animales en celocon las trusas saturadas de arena y el olor sideral que los aísla.En los baños quedan restos del sexo que les hicimos ayer,agua de flores y velas de vainilla derramada.Lágrimas rotas en el encaje profano de la madrugada.He perdido mis aretes disueltos en el jabón de una lujuria brevey las cremas señor untan tus sábanas, como veneno de diosasargentadas.Mira como arrebatamos la libertad de sus mentes.Abrimos la culpa…

Edgar Allan Poe: Soneto a la ciencia

Edgar Allan Poe Soneto a la ciencia ¡Del Tiempo Viejo, Ciencia, eres la hija,que todo lo transformas con tus ojos!¿Por qué, buitre, le acosas al poetacon alas de anodinas realidades? ¿Cómo te ha de amar, cómo llamartesabía si no dejas que vagandoen el cielo enjoyado halle tesoros,por más que se elevó con ala impávida? ¿No has apeado a Diana de su carro,y alejado a la dríade del bosquea un refugio en más fausto lucero? ¿No apartaste a la náyade del río,al elfo de la hierba verde, y de míel sueño…

Amor verdadero

Isaac Asimov Mi nombre es Joe. Así es como mi colega Milton Davidson me llama. Él es un programador y yo soy un programa de computadora. Soy parte del complejo «Multivac» y estoy conectado con otros sectores en todo el mundo. Lo sé todo. Casi todo. Soy el programa privado de Milton. Él sabe más de programación que nadie en el mundo, y yo soy su modelo experimental. Me ha hecho hablar mejor de lo que pueda hacerlo cualquier otra computadora. —Es cuestión de acoplar los sonidos a los símbolos,…

La persona es más que la guerra

Svetlana Alexiévich Los millones caídos en balde abrieron una senda en el vacío… Osip Mandelshtam 1978-1985 Escribo sobre la guerra…Yo, la que nunca quiso leer libros sobre guerras a pesar de que en la época de mi infancia y juventud fueran la lectura favorita. De todos mis coetáneos. No es sorprendente: éramos hijos de la Gran Victoria. Los hijos de los vencedores. ¿Que cuál es mi primer recuerdo de la guerra? Mi angustia infantil en medio de unas palabras incomprensibles y amenazantes. La guerra siempre estuvo presente: en la escuela,…

Inés Posada: La pequeña memoria

Inés Posada Nací en noviembre. Tal vez por eso amo la lluvia, y fue con ella que descubrí la poesía. Escribí una tarde sobre su olor —que es singular y universal— cuando cae a la tierra. Y me sentí ligada a las cosas pequeñas del mundo, a su belleza… unida a la palabra oscura y dulce que las nombra. Siento siempre la poesía como necesidad, pero me demoro en escuchar su voz, en vivir su experiencia y en buscar algo qué decir: algo que valga la pena y la alegría…