César Vallejo: Y si después de tantas palabras…

César Vallejo Los dados eternos                                                           Para Manuel González Prada,                                                         esta emoción bravía y selecta,                                             una de las que, con más entusiasmo,                                                  me ha aplaudido el gran maestro. Dios mío, estoy llorando el ser que vivo; me pesa haber tomado de tu pan; pero este pobre barro pensativo no es costra fermentada en tu costado: ¡tú no tienes Marías que se van! Dios mío, si tú hubieras sido hombre, hoy supieras ser Dios; pero tú, que estuviste siempre bien, no sientes nada de tu creación. ¡Y el…