Tatuados y vacunados, galería de la aguja3 min de lectura

Caliche Caroma

La vacunación nos ha traído interesantes episodios culturales, algunos muy tristes como la negativa a inyectarse por parte de un sector de la población que considera que el virus maldito no existe, «es un invento del gobierno para chuparnos el líquido de las rodillas» y demás falacias de estilo parecido, ni modo, así es la sobrevalorada democracia. Pero hay otros momentos menos estupefacientes, como el de los tatuajes, esos brazos que son lienzos, ¡ah, perro!, la enfermera o enfermero certero pinchando el león o la virgencita, el miedo quedó atrás, sin chillar porque no es chile. En el-artefacto nos dimos a la tarea de capturar la inoculación in situ, piquetitos y piquetotes en esas obras de arte llamadas tatuajes, justo cuando la aguja penetra la piel, ¡tómalas! El resultado es lo que usted observa, disfrute y prepárese para la siguiente dosis de imágenes sanitarias. Como dijeron los Cabezas de Cera en su rola «Al aire», no se convierta usted en una cifra más, vacúnese y no la haga de SARS-CoV-2. Ahora sí, besitos de lengüita para todos.

Notas relacionadas

Danos tu opinión: