Cuestión angular1 min de lectura

Livier Fernández Topete

En el diálogo, el punto de vista se establece alrededor del “objeto”; cuando el punto de vista es en relación al sujeto con quien se intenta la conversación, ésta se fractura, se genera el conflicto, se anulan las posibilidades; además resulta innecesario expresar la opinión respecto a tal sujeto, sobre todo si sostengo que ese juicio es mi “punto de vista”; a nadie importa mi opinión sobre el sujeto antagonista, ni siquiera a él mismo, no en el diálogo, lo que interesa es la construcción que cada parte hace sobre el fenómeno, el objeto, la situación, etc. Lo demás, son ganas de atropellar gente e ideas, con excesos emocionales.

Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de el-artefacto.

Notas relacionadas

Danos tu opinión: