Restaurar las Estelas de la Constitución, pide la hija de Zalce7 min de lectura

Raúl López Téllez

Daños en las Estelas de la Constitución y la Casa Taller de Alfredo Zalce, fueron destacados por la hija del artista patzcuarense, durante los actos en esta capital dedicados a recordarlo en su décimo séptimo Aniversario de fallecimiento.

En el acto celebrado la mañana de este domingo 19 de enero, Beatriz Zalce aludió en su discurso a los daños visibles en el monumento dedicado a los tres constituyentes, 1836, 1857 y 1917, que dieron forma a la Carta Magna. “Qué gusto nos daría ver las estelas restauradas el próximo año y ver que Venustiano Carranza recupera su semblante, sus lentes; que Ocampo recupera también el rostro; que la figura de Morelos recupera la mano, esa mano que nos ha guiado y con la que escribió Los Sentimientos de la Nación y que ahora se está deteriorando, se está desapareciendo; lo único que queremos que desaparezca son las avispas, son los hongos, las grietas entre las piedras para que las estelas sigan vivas, para que la memoria de Zalce se honre y siga viva”.

Entrevistada al término de su intervención, Beatriz Zalce señaló que las Estelas requieren “una rápida y muy cuidadosa intervención”. Cuestionada sobre qué otra obra o monumento requiere igual atención, aludió a la Casa Taller, el inmueble que fuera el domicilio familiar y taller del artista: Necesita impermeabilización, que parece pecata minuta pero implica quitar tejas, limpiar, darle tiempo, son muchos los requerimientos”.

En el evento posterior a la guardia de honor montada en las Estelas, en la Casa Taller, la hija del grabador y muralista reconoció al titular de la Secretaría de Cultura de Michoacán (SECUM), Claudio Méndez, que haya retirado del inmueble oficinas administrativas, como se comprometió públicamente en el evento del año 2019, y expresó su confianza en que el recinto donde además de centro de producción, se alojó la docencia de su padre, recupere “el espíritu de Zalce” con talleres establecidos.

Al respecto, Méndez Fernández, señalo en entrevista que los señalamientos de Beatriz se recogerían para incorporarse a un proyecto que señaló está en marcha, para identificar monumentos e inmuebles donde la dependencia pueda intervenir en su restauración, aunque de entrada refirió que sería el gobierno municipal el que se encargue de la restauración.

Cuestionado por los medios, dijo que el último diagnóstico sobre la situación de los monumentos se hizo hace tres años” en la SECUM. En base a éste, dijo que se intervino la Casa de la Cultura, Centro Cultural Clavijero y otro que es urgente intervenir es Palacio de Gobierno”, donde también se ubican murales de Alfredo Zalce, que involucra incluso, dijo, “un tema de riesgo en el segundo patio que ya se encuentra apuntalado.

En el diagnóstico que, dijo, se tendrá en 15 días, se incluirá la restauración de las estelas, lo que dependería de “que se libere recurso para ese capítulo, el de la restauración”.

Deterioro en la Casa Taller

Además de los trabajos de impermeabilización que Beatriz Zalce consideró urgentes en lo que fuera la casa familiar, es evidente la falta de mantenimiento en la ahora llamada Casa Taller del maestro nacido en Pátzcuaro un 12 de enero de 1908.

En la terraza del patio interior, el jardín luce desolado y reseco, nada de césped ni vegetación. Incluso los modelos de algunas esculturas de Zalce, acumulan polvo en medio de ese descuido. Otras piezas exhiben los hilos de una telaraña.

El titular de la SECUM, señaló aunque sin dar muchos detalles que en el recinto de acceso y que es al parecer el mejor acondicionado del inmueble, se ubicará cada mes una exposición itinerante con obras de Zalce, para que, destacó Beatriz, se ubiquen en “su espacio natural”.

Beatriz Zalce centró su conversatorio en la Casa Taller en el tapiz como otra de las técnicas que dominó su padre y donde se recupera la relación que data de la Edad Media, la del artista con el artesano.

En el evento no faltó la participación del público, dónde quien se presentó como “amigo de Alfredo Zalce”, Luis Alfonso Zambrano, exhibió unos recortes de periódicos en alusión a la trayectoria del artista y que al final incomodó un tanto a Méndez como a Beatriz Zalce, cuando señaló obviamente sin referencias que no había discípulos del patzcuarense, lo que hizo que la hija del pintor señalara que tan sólo en el recinto se ubicaban más de una decena de ellos.

Notas relacionadas

Danos tu opinión: