La racionalidad en la locura…6 min de lectura

Horacio Cano Camacho

Bernard Minier es uno de mis autores favoritos de novela negra y por ello me resulta extraño que no he presentado a su personaje central en esta columna. Tal vez me pasa que estoy esperando la más nueva de la saga, decido posponer su presentación y así pasa el tiempo. Hoy vamos a corregir esta situación. Les recomiendo mucho a este autor francés, tanto si se quieren iniciar en el mundo del noir, como si están buscando un escritor y un personaje diferente.

Para comenzar a Minier no le gusta el nombre de novela negra, prefiere el de ficción criminal. Las etiquetas, dice, pueden terminar montándose sobre las historias y secuestrándolas, sacrificándolas por asuntos mercantiles.

Bernard Minier

Su personaje central, aunque el autor se ha aventurado también con otras historias independientes, es el comandante Martin Servaz, de la Brigada Criminal de la policía de Toulouse. Un tipo muy complejo, solitario, con una hija adolescente, hipocondríaco y amante absoluto de Mahler. A Servaz lo podríamos considerar ante todo como un humanista, sensato, culto y muy crítico. Estudió letras y latín antes de hacerse policía, también es un lector de los clásicos. Por supuesto que, como todo caballero de la justicia, tiene su némesis, Julian Hirtmann, un psicopáta de los duros.

La saga tiene hasta ahora cinco libros, cuatro de ellos traducidos al español. Todos han sido un éxito de ventas y de la critica especializada, con varios premios en su haber. Fue para todos los seguidores del género, una mirada muy fresca y se ha convertido en una lectura obligada.

La historia comienza con Bajo el hielo (Glacé, 2011). Un grupo de electricistas que suben a la montaña en pleno invierno en los Pirineos franceses, descubren el cuerpo decapitado de un caballo, suspendido por cuerdas en el telesky, la cadena de transporte para subir a los esquiadores a la montaña. El caso es asignado al comandante Servaz quien de inmediato descubre un caso muy extraño ¿a quién se le ocurriría montar una escena tan macabra en esas heladas alturas? Este hallazgo marca el inicio de una pesadilla criminal.

El pueblo más cercano, Saint-Martin-de-Comminges, enclavado en un valle de los Pirineos es un lugar opresivo con una población encerrada en sí misma, solitaria y con muchos secretos. Cerca de allí se ha asentado un psiquiátrico para criminales psicópatas muy peligrosos.

Es una narración muy ágil y consistente. Los personajes son todos muy complejos y complementan muy bien la personalidad de Martin Servaz, tanto los colaboradores como los malos y en este libro se define muy bien el tono y los ambientes de sus siguientes entregas.

Le siguió El circulo (Le cercle, 2012), una historia muy potente, que se adentra en la intimidad y la historia personal de Martin Servaz. Comienza en una pequeña Ciudad universitaria, con una piscina llena de muñecas destrozadas. Al lado, un joven sentado al borde del agua y el cuerpo destrozado de una mujer. El joven, Hugo, resulta ser el hijo de Marianne, el gran amor de Servaz y a quien no ve desde hace años. Hugo parece el único sospechoso del terrible crimen pero una vez que Servaz se pone a investigar, descubre algo mucho peor: Julian Hirtmann, el perverso asesino en serie de Bajo el hielo, podría estar detrás del crimen.

El circulo terminó por confirmar que Bernar Minier era una figura a seguir en el mundo de la ficción criminal. Los dos primeros fueron editados por Roca editorial, luego tomó su lugar la colección Black Salamandra. El tercer libro fue No apagues la luz (N’éteins pas la lumière, 2014). El comandante Servaz ha permanecido internado en una clínica debido a los daños sufridos en el caso anterior y le han impuesto un descanso obligatorio. Pero la realidad lo alcanza en forma de una enigmática llave que le es enviada. Esta abré la habitación donde ocurrió un extraño suicidio tiempo atrás. Servaz desoye las recomendaciones medicas y decide investigar ante la posibilidad de que involucren a una locutora de radio que también es acosada por el mismo caso. La historia parece tener sus claves en la pasión melómana del comandante y apuntan a una mente muy siniestra y perturbada detrás de todo.

Tuvimos que esperar varios años para la cuarta entrega, Noche (Nuit, 2017). En esta historia, un extraño crimen cometido en una iglesia de Noruega llevan a Servaz a colaborar con la agente de la Policía de Oslo Kirsten Nigaard con quien viaja al mar del norte en busqueda de pistas que siempre vinculan a nuestro agente y su entorno, con los crímenes. La investigación culmina en los abismos de una noche de invierno, durante la cual, en un cara a cara definitivo, Martin Servaz debe jugarse la vida y el honor frente al más despiadado de sus enemigos.

El quinto de la serie, Hermanas (Sœurs, 2021) apareció en francés el año pasado y se ha anunciado, en español, para finales de 2020 o inicios de 2021. Si bien las historias se cierran muy bien en cada libro, los personajes tienen continuidad y es muy importante seguirla, por lo que yo les recomiendo leerlas en orden. Realmente es una novela separada en temporadas. Hay una serie de televisión francesa en Netflix sobre el primer libro, que también les recomiendo.

Creo que adentrarse en el universo de Bernard Minier, en particular en este interesante detective, pueden ser una buena forma de aguantar el confinamiento en estas extrañas vacaciones que se nos vienen y que más que nunca debemos cuidarnos y no salir si no es totalmente indispensable. Tome a Minier de pretexto, no se arrepentirá.

Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de el-artefacto.

Notas relacionadas

Danos tu opinión: