Lo gótico en la novela negra5 min de lectura

Horacio Cano Camacho

Seguimos con las novedades de la novela negra para este extraño verano. Y hoy toca el turno a uno de mis favoritos. Se trata de John Connolly, escritor irlandés que ha creado un estilo muy particular para el noir. Hace unos días presentó, en español, la novela número 16 de la serie del detective Charlie Parker: La mujer del bosque (TusQuets, 2020. ISBN 9788490668597).

Podría pensarse que siendo el libro número 16 ya estamos perdidos a menos que leamos los anteriores 15. Y aunque yo les recomiendo que lean todo Connolly, la verdad es que cada libro es una historia completa que no requiere los anteriores, sin embargo, a mi me gusta tanto que lo recomiendo desde el número uno: Todo lo que muere (TusQuets, 2004. ISBN 9788483102619).

John Connolly

John Connolly es un escritor que ha creado un subgénero propio, a medio camino entre thriller y novela negra dura; entre novela policíaca y novela de terror. Es difícil catalogarlo: John Connolly es un novelista gótico en la mejor tradición. Su personaje central es el detective Charlie Parker, un ex policía marcado por la tragedia. Parker es un excelente personaje de novela negra: un héroe que linda con la delincuencia, irascible, perdedor, amargo, pero con un código de honor a todo prueba para defender causas justas… Tiene dos amigos que son el terror andando, pero encantadores y entrañables. Luis y Ángel, solidarios, leales, letales y gais… El otro gran personaje es Maine y los bosques salvajes del noroeste de Estados Unidos, donde el crimen y los fenómenos más extraños conviven muy a gusto.

Con Parker conviven los criminales más temibles, pero también los fantasmas, monstruos y ángeles caídos. Estos personajes crean una atmósfera de la lucha del mal (en todas las formas de crimen) contra el bien, o por lo menos cierta concepción del bien. Es un poco la descripción de Norteamérica, una nación que puede reunir en un mismo espacio lo bueno y lo terrible. ¿Qué hacen esos personajes sobrenaturales en una novela negra? El género se sustenta en cierta racionalidad a la hora de investigar, entonces ¿para qué lo sobrenatural? Decíamos que Connolly ha creado un estilo propio y muy peculiar. En una entrevista él mismo explica esta aparente contradicción: “los caminos que ha seguido la novela negra han sido muy racionales y con una idea: el mundo se entiende y se asimila a través de un proceso lógico. Y yo vengo de una sociedad, y esto no lo digo para nada en un sentido frívolo, donde siempre hemos estado muy incómodos con este racionalismo que lo explica todo ”. Una combinación extraña, pero muy efectiva.

En La Mujer del bosque, a finales del crudo invierno, en plena época del deshielo, en los bosques de Maine, las tormentas provocan la caída de un árbol y junto a las raíces queda al descubierto el cadáver de una joven. La policía no tarda en descubrir que la mujer dio a luz poco antes de morir. Sin embargo, en los alrededores no hay ni rastro del recién nacido, que quizá ahora cuente unos tres o cuatro años. Para encontrarlo, se pide la ayuda del detective Charlie Parker. Pero Parker no es el único que ha emprendido esa búsqueda. Tiempo atrás, alguien siguió los pasos de esa joven, alguien que deja cadáveres tras de sí. Y en una casa cercana al lugar del descubrimiento, un teléfono de juguete empieza a sonar. Un niño que está a punto de recibir una llamada de una mujer muerta. Sólo en la serie de Charlie Parker convive ese matrimonio entre lo sobrenatural y lo temporal…

Detrás de la mujer del bosque, como se le comienza a llamar en la prensa, se encuentran no solo las fuerzas espeluznantes de los coleccionistas extremos, los supremacistas blancos, la connivencia entre el poder económico y el crimen, esta vez Connolly que no gusta de dar sermones o convertirse en analista político y solo expone los hechos novelados de historias que lee en la prensa, nos lleva a darle una mirada a los horrores del maltrato a las mujeres, las miles de mujeres muertas o dañadas por la violencia creciente su parejas y la difícil tarea de protegerlas que han emprendido muchas personas fuera de los ámbitos oficiales que suelen ser omisos o muy lentos para reaccionar cuando la vida y la integridad de estas corre peligro ante verdaderos monstruos y estos de carne y hueso.

Podríamos pensar que dieciséis libros después, poco tienen que decirnos Connolly y el mismo Charlie Parker. Es cierto que los que lo seguimos desde el primer tomo de la serie, conocemos mucho de su estilo, sin embargo, no por ello dejaremos de disfrutar un excelente y espeluznante thriller, con personajes muy bien construidos, una trama compleja, sobrecogedora y una serie de horrores que nos mantendrán pegados al texto. Si no han leído a este escritor gótico, este es un buen momento para comenzar, seguro lo disfrutarán y tal vez decidan aventurarse con toda la serie que no pierde nada de actualidad.

Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de el-artefacto.

Notas relacionadas

Danos tu opinión: