Materia oscura: Minificciones2 min de lectura

Valentín Chantaca

—¿Veneno en el té? Watson, canalla, ¿por qué?

—Elemental, mi querido Holmes.

Un día saqué una espina del pie de un dictador africano. Como recompensa, prometió que cumpliría mi deseo más anhelado. Se lo dije y aceptó, pero antes de cumplirlo me cortó las manos con un machete. Dijo que era lo justo. No me atreví a protestar, me despedí con una reverencia.

—Qué raro, ¿por qué tienes tantas máscaras en tu casa?

—Raro tú, es porque me gusta tener con quien platicar.

Escribí esa novela para intentar entretener a las personas, jamás creí que pasaría esta tragedia. Aun así me resulta fascinante: 56 asesinatos y todavía no lo capturan. Vaya sorpresa.

Prendo la radio del carro y pongo el disco que tanto me gusta, el que me hace recordar los viejos tiempos. Los buenos tiempos, que ya nunca volverán. De repente se detiene la música y me recorre un escalofrío, había olvidado el cadáver en la cajuela.

Otra vez la pesadilla me despierta a medianoche. Hay algo raro cuando abro los ojos, el gato está sentado en mi pecho. Me observa y se relame los bigotes. Me quedo quieto, al borde del llanto. Yo no tengo mascotas.

Después del Gran Holocausto, sólo sobrevivió una cadena de comida rápida. Sólo una en todo el mundo. Bastardos, se habían preparado para ser los únicos cuando el humo se disipara. Conspiraron y triunfaron. Antes me gustaba esa marca, pero ya no compro ninguno de sus productos. No puedo acostumbrarme a las hamburguesas de carne humana.

—Te lo advierto, niña. No te comas la comida de la ofrenda o te van a jalar las patas en la noche.

—Yo no creo en supersticiones.

—¿Con quién hablas, hijita?

—Con nadie, mamá. Voy a prender otra veladora.

El acto del tragafuegos tuvo un clímax espectacular. Al principio todos aplaudieron, después se pusieron a gritar. Nadie sabía usar el extintor.          

Foto: Alejandra Negrete  

Valentín Chantaca González (CDMX, 1986).

Licenciado en Literatura y Ciencias del Lenguaje por la Universidad del Claustro de Sor Juana. En 2009 perteneció al programa Jóvenes Creadores del FONCA en la categoría de cuento. En 2014 consiguió una mención honorífica en el 4to Concurso Nacional de Haiku en México, organizado por el ITAM. En 2015, fue beneficiario del PECDA Colima con el proyecto Las noches en Colima también son temibles. Autor del libro Narraciones para leerse con la luz apagada (2016), editorial Pearson Hispanoamérica.

Notas relacionadas

Danos tu opinión: