Resident Evil, otro fracaso cinematográfico4 min de lectura

Laura Palmer

Resident Evil: Welcome to Raccoon City es una película que busca reivindicarse con este survival horror que dio sus primeros pasos en 1996 para el PlayStation desarrollado por la compañía Capcom. Este juego en tercera persona con fondos prerrenderizados, nos permitía, como miembros del equipo especial S.T.A.R.S., buscar al escuadrón Bravo en las instalaciones de la Mansión Spencer ubicada en las montañas boscosas de Arklay, donde poco a poco los miembros de S.T.A.R.S. se hunden en la peor pesadilla de sus vidas. Para avanzar en la historia había que resolver acertijos y equiparse con armas, hierbas medicinales y otros objetos para abastecer el inventario. La aventura del juego era novedosa para la época y los zombies volvían a estar bajo los reflectores, revolucionando así la industria del cine y la de los videojuegos.

La saga no solo cuenta con una variedad de juegos y remakes, también tiene películas animadas, cómics y algunos intentos (fallidos) por llevarla a la pantalla grande. En esta ocasión, bajo la dirección de Johannes Roberts, pretende volver a los orígenes del juego y revivir el terror, sin embargo, la revelación del tráiler desanimó a los seguidores de esta franquicia. Con efectos visuales de baja calidad, personajes totalmente distintos en apariencia a los originales y “What’s Up” de 4 Non Blondes como su tema de fondo, simplemente no convenció.

Los trabajos cinematográficos más populares de Johannes Roberts son 47 Meters Down (2017), The Strangers: Prey at Night (2018), Storage 24 (2012) y el actual reebot de Resident Evil con el que quiere demostrar su compromiso con la saga de Capcom y, de esta manera, mantenerse fiel al juego del que él mismo se reconoce fanático. En una reciente entrevista a IGN, Roberts comentó que se inspiró en el director John Carpenter conocido por sus éxitos en taquilla: The Thing (1982), Escape From New York (1981) y Halloween (1978), para crear una atmósfera llena de sustos en lugar de acción pura y dura, de lo que a su gusto pecó el director Paul William Scott Anderson con sus versiones de Resident Evil con Milla Jovovich.

Johannes Roberts respondió a las críticas sobre los actores que eligió para dar vida a los personajes icónicos, “un reboot no es forzosamente un cosplay”; en cuanto a lo acartonado que se siente el avance ha dicho que es puro estilo Carpenter, algunos aplaudirán esta osadía, pero hasta ahora la mayoría detesta la ocurrencia, incluso han puesto de ejemplo la serie live-action del juego The Last of Us, que aunque apenas está en grabaciones, desde el día cero no ha hecho más que recibir halagos en relación a la ambientación, locaciones, personajes, ya no digamos al equipo que conforma el proyecto.

«León Kennedy se parece a Carlos Olivera de Resident Evil 3«, «Pudieron cambiar a personajes secundarios pero no a los principales», «La franquicia merece un mejor trato», «Los zombies se ven horribles», «Están metiendo demasiadas cosas en una película de dos horas, a lo mucho», «Easters eggs hay montones, pero con esto no se deben excusar», «No sé si es película de terror o comedia de acción», «Un bodrio audiovisual», «El tráiler no impresiona», éstas son algunas de las duras críticas que ha recibido esta producción de Screen Gems y Constantin Film.

Hasta ahora lo que suponía que sería una película que nos mantendría comiéndonos las uñas de miedo como prometió Johannes Roberts y que nos trasportaría a los orígenes de Resident Evil, terminó como una parodia con todo y su inversión de 40 millones de dólares, que no le alcanzaron para mejorar el CGI ni para los actores, parece ser que esta vez los easters eggs no serán suficientes para mejorar los ánimos.

Los defensores de Resident Evil: Welcome to Raccoon City han dicho que la película busca parecerse a las películas de serie B (o de bajo presupuesto), y quizá tengan razón. No hace falta verla para darse cuenta de lo caricaturesco e inverosímil de su «terror», al puro estilo John Carpenter. Quizá el director Johannes Roberts debió acercarse más a George A. Romero, director de Night of the Living Dead (1968), que parece más cercano al espíritu del juego que toda la comedia que derrocha este reboot.

Este fracaso anunciado se estrenará el 25 de noviembre, sólo en salas de cine, prepárense para temblar de risa.

Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de el-artefacto.

Notas relacionadas

Danos tu opinión: