Soñadores1 min de lectura

Livier Fernández Topete

La memoria está hecha de fragmentos de nuestra historia; la historia individual es un tejido de intersecciones de otras historias que se encuentran con la nuestra. Somos un todo que ha hilado sus partes con parches para tapar sus roturas.

Así también es nuestro saber: astilla pegada a otra astilla que forma una tabla de apariencia sólida. Gota de agua en el océano que desconoce al mar y a su propio elemento. Uña del dedo meñique de Goliat.

Ensimismados y con la mirada puesta en la nariz, caminamos hacia adelante, algunos mueren sin haber vivido, sobreviven o tan sólo existen por la inercia de un corazón que late, de un cerebro que oxigena sin procurar consciencia.

Asidos al manto de estrellas, a las capas de la Tierra, retazos del Todo; nuestros pensamientos fracciones de la gran operación universal.

Trozo de ser, pedazo de carne, cacho de mundo, polvillo, ceniza de cigarro aspirado por Pan, molécula emanada por un cuerpo incognoscible al que disfrazamos de certezas.

Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de el-artefacto.


Imagen de portada: Autor desconocido, Pixbay

Notas relacionadas

Danos tu opinión: