Utopías al alcance de la mano2 min de lectura

Livier Fernández Topete

Sí, por definición son irrealizables, pero últimamente a México se le han presentado dos oportunidades para acariciar quimeras: la primera con el Paro 9M y la segunda, con la cuarentena o aislamiento social como medida de prevención y emergencia sanitaria por el COVID-19.

En el primer caso, específicamente en nuestro país, la idea de acabar con los feminicidios, gozar de seguridad y libertad, sumadas además otras motivaciones, como el derecho al aborto legal, seguro y gratuito, la equidad salarial y otras. En el segundo caso, la idea de contención y propagación más espaciada y disminuida del mencionado virus. En ambos, la ilusión del bien común, mujeres y población vulnerable. En los dos problemas, propuestas de acciones concretas a realizar, protocolos claros de lo que habría que hacer o dejar de hacer.

Algunos se han tomado a la ligera estas preocupaciones comunitarias, otros han sido fundamentalistas o han aprovechado las ocasiones para politizarlas, otros no han podido (aunque hubieran querido) sumarse a las causas, otros tantos se han comprometido y seguido las propuestas.

Lo cierto es que todos estamos en el mismo barco y que nuestras acciones u omisiones afectan, para bien o para mal, al resto de la tripulación.

Utopía en estos días debería ser dar todo lo que tengo, poner todo lo que soy para que el sueño de todos se ensueñe por todos aunque no todos puedan participar en sus primeras imágenes.

En un mundo descompuesto, la utopía doméstica es lo único que tenemos al alcance de la mano, no para la anhelada, justa y necesaria metamorfosis, pero al menos para ir un poco más allá de nosotros mismos, para colocar la pieza que nos toca en este rompecabezas social, para saltar por encima de las convenciones y las inercias que sostienen y laceran nuestra cultura, para dejar correr el fragmento de línea de un boceto que entre todos trazamos, utopía doméstica para proyectar (aunque fuera en otro tiempo) un dibujo en el que nos gustaría mirarnos como nación.

Notion of Naturalness, Zico Albaiquni

Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de el-artefacto.

Notas relacionadas

Danos tu opinión: