25 Instantáneas de Flor Aguilera o Juntáronse los ratones para librarse del gato7 min de lectura

Héctor Alvarado Díaz


1. ¿Los niños son buenos lectores?

Los niños son grandes lectores. Si tienen maestros y padres que quieren formar lectores, la lectura se les presenta como un juego. Un libro está lleno de letras-códigos que forman palabras que logran que en su mente aparezcan imágenes y sensaciones físicas y sentimientos. La lectura es entonces toda una aventura detectivesca. Y cuando finalmente aprenden a decodificar fácilmente, lo que leen lo toman muy en serio. No solo es divertido, sino que quieren quedarse nadando en esos nuevos mundos un buen rato y quieren hacerlo todos los días. Ese es el mejor escenario posible. El otro es más tortuoso, pero puede ser un descubrimiento solitario grandioso también.

2. ¿Te gustan los malvaviscos?


Solo si están quemados por fuera y derretidos por dentro.

 3. ¿Te has quedado sin palabras?


Varias veces por dolor físico y una vez en China porque tenía que comprar papel higiénico y no sabía cómo pedirlo en la farmacia.
 

4. ¿Qué es lo que más valoras?


La continuidad.

5. ¿Has invitado a niños o jóvenes a presentar tus libros?


En una FILIJ, presentaba ANTES DE MI e invité a los chicos del público a participar en la presentación conmigo. Fue muy divertido.
 

6. ¿Elegiste o fuiste elegida?


Las dos cosas, al mismo tiempo y en el mismo momento. Un sí diciendo que sí.

7. ¿Te has acercado a la poesía?


Muchas veces, por diferentes rutas y desde distintos ángulos. En la infancia, en la adolescencia, cuando empecé a leer y cuando empecé a escribir. En varios talleres literarios con maestros muy distintos y sobre todo en uno, gracias a la gran Dolores Castro que llevaba el taller y que me llevó a publicar mi primer libro de poesía. También a través de encuentros con otros poetas, en festivales de poesía alrededor del mundo y ahora porque tengo un podcast de poesía.

8. ¿Qué música escuchas?


Rock, en todas sus variaciones. Folk y a veces jazz.

9. ¿Te ha ido bien con la crítica?


Sí, en los medios he sido muy afortunada. Los booktubers en general me quieren y en Goodreads, a veces bien y a veces más o menos. Los adolescentes son lectores exigentes y eso me encanta, porque me empuja a hacerlo mejor en la siguiente oportunidad. 

10. ¿Tienes un método?

 
Preparación y más preparación, luego sentarme a escribir como si me estuviera vaciando y después editar, editar y editar más. Mis editores me han tenido que poner un alto, porque si no nunca quiero parar y corrijo y envío miles de versiones.

11. ¿Relees tus libros?


Sí lo he hecho, cuando ha pasado el tiempo. A veces me sorprendo y me emociono y a veces me doy pena y cierro el libro rápidamente.

12. ¿Te diviertes?


Mucho. Aun cuando sufro es divertido. Busco cómo dar la vuelta a las cosas para convertirlas en un buen cuento. Mis amigas me cacharon y me dijeron que yo no vivo las cosas, sino que de todo hago literatura.

13. ¿Sabes andar en moto?


Solo en la parte de atrás, abrazada al conductor.

14. Estudiaste periodismo ¿lo has ejercido?


No, pero aprendí muchas herramientas que utilizo todo el tiempo. Soy buena entrevistando gente, al grado de que no parece que los estoy entrevistando. También en la fase de preparación de una novela, para escribir la sinopsis corta y la larga, me pregunto de qué tratará la novela como si estuviera escribiendo una nota periodística y me preguntó: ¿qué?, ¿quién? ¿cómo? ¿cuándo? ¿dónde? ¿por qué? y ¿para qué?

15. ¿Qué te pone triste?


Que ante tanta injusticia prevalezca la indiferencia.

16. ¿Tus personajes salen de la vida real?


Mis personajes en general son collages de personas de la vida real.

17. ¿Cómo te cayó la pandemia?


Para los escritores la pandemia ha sido más de lo mismo en nuestra rutina cotidiana. Lo único que cambió radicalmente fue la posibilidad de salir que ya no existe como antes. Yo dejé de viajar y de buscar residencias para escritores, un hobby. Leo mucho más, me aficioné a los podcasts y empecé el podcast de poesía. Me ha dado COVID muchas veces en mi mente y he sufrido de pérdidas reales, al lado de gente muy querida. Como todos.

18. ¿Ordenada o caótica?


Ordenada por fuera, caótica hasta que enciendo la computadora, abro mi cuaderno o pongo la cabeza en la almohada.

19. ¿Es necesario investigar para la escritura de un libro infantil?


Muy necesario. Yo lo llamo “espiar”. Observó y escuchó a los niños y a los adolescentes. Es vital ver cómo caminan, qué dicen, cómo se visten y se peinan, qué palabras usan, de qué platican y de qué se ríen, qué música escuchan, cómo se relacionan con los adultos y con gente de su edad. También he tenido que acudir a psicólogos infantiles y juveniles para preguntarles cómo reaccionaría en ciertas circunstancias una persona de cierta edad.

20. ¿Pones el acento en la historia, en el lenguaje, en el ritmo?


En cada parte del proceso creativo hago énfasis en algo distinto. Mis novelas son todas escritas en primera persona y, por lo tanto, me debo poner en el lugar de él o la protagonista. Debo situarme bien en su lugar para mirar el mundo desde su punto de vista, luego lo coloco en una situación extrema. Realista y extrema. Y después viene la composición: el tono, el ritmo y el lenguaje.

21. ¿Qué tipo de lectora eres?


Voraz, hipersensible, intolerante, exigente, generosa, cursi. Subrayo y anoto, releo en voz alta y gozo y sufro. Soy muy participativa.

22. Cinco libros que te llevarías a Marte.


Marte, de Ben Bova, para entender dónde estoy.

Crónicas marcianas, de Ray Bradbury para inventar dónde podría estar.

Y tres que están en el buró en espera.

Donde me encuentro, de Jhumpa Lahiri.

El asesino ciego, de Margaret Atwood.

Me acuerdo, de Georges Perec.

23. ¿Qué opinas de las entrevistas?


Son un reto y un ejercicio de auto comunicación muy divertido. Cuando son en vivo y en directo siempre las vuelvo a vivir y me arrepiento y cambio mis respuestas. El síndrome del fantasma en la escalera.

24. ¿Crees en la inspiración o en el trabajo duro?


Trabajo duro e inspirado.

25. ¿Qué tienes en el horno?


En el horno está una novela infectada por COVID y en el microondas un libro de poesía para niños.

Flor Aguilera García (CDMX, 1971).

Escritora mexicana de literatura para niños y jóvenes adultos. Ha publicado decenas de novelas, libros de cuento y poemarios. Algunos de sus títulos son Diario de un ostión, El hombre lobo es alérgico a la luna, Para que sepas qué hacer conmigo y Jane sin Prejuicio.

Estudió periodismo en la Escuela de Periodismo Carlos Septién García en México, Historia del arte y literatura inglesa en la Universidad de Toronto, donde participó en el Encuentro de Escritores Iberoamericanos en 1994, y la maestría en Relaciones Internacionales, en París, Francia.

Ha sido becaria del FONCA en dos ocasiones y ha representado a México en festivales de poesía alrededor del mundo, como el festival Internacional de Cartagena de Indias y el festival de Trois Rivieres en Quebec. En 2017 participó en el Festival Iberoamericano de Literatura Infantil y Juvenil en Madrid, España, en la mesa sobre literatura juvenil.}

Desde el inicio de la pandemia, tiene un podcast sobre poetas del mundo, su vida y su obra.


Imagen de portada: Josep Vincent Rodriguez / JVRodríguez

Notas relacionadas

Danos tu opinión: