En lo más profundo del sur6 min de lectura

Horacio Cano Camacho

En este bufete negro somos fans de John Connolly, no lo vamos a ocultar. De manera que cuando aparece un nuevo libro, dejamos lo que estamos leyendo para emprenderla con él. Connolly, en particular las historia de su personaje principal, Charlie Parker, son adictivas. Conjuga una rara mezcla entre thriller, novela policiaca con historias de fantasmas y temáticas “sobrenaturales”, lo que coloca a esta saga como novela gótica, lo que ha establecido un subgénero muy característico de este autor.

Parker es un detective privado que lo ha perdido todo y que por ello mezcla una culpa y una furia extraordinarias, con un código de honor a toda prueba. Hay elementos autodestructivos en él, que conviven con la bondad y la noción de no permitir que se le haga el mal a los demás… Está ambigüedad ha perfilado un excelente protagonista de la novela negra. Desde Todo lo que muere, su primer libro, hasta Antigua sangre, el libro número 20 de la serie le hemos seguido los pasos y la ambigüedad de la que hablo es solo formal, él tiene claro de que lado está y nos explica porque personajes como Parker son necesarios en un mundo en donde el racismo, los fanatismos de toda índole, la connivencia del poder económico con el poder público, están más firmes que nunca.

John Connolly

Si ustedes quieren adentrarse en la novela negra o conocer este estilo gótico, Connolly es una excelente oportunidad para hacerlo, sin embargo, una saga que cuanta ya con 20 números tal vez se vea demasiado pesada para adentrarse en ella, si bien cada libro es auto conclusivo y puede perfectamente leerse de manera independiente, nosotros recomendamos, en la medida de lo posible, seguir el orden determinado por el autor. Pero, lo repetimos, no es necesario, en cada historia se plantean los referentes que nos permiten entender las diversas circunstancias que hacen de Parker lo que es y nos permiten entender la riqueza de personajes que le acompañan.

Tal vez el autor pensó también que la historia ya era demasiado compleja y ahora nos da una tregua y tiende lazos a los nuevos lectores. En su libro más reciente, En lo más profundo del sur (TusQuets, 2022), John Connolly asume una mirada retrospectiva y nos regresa a los inicios de Charlie Parker.

Parker, el Parker actual, recibe una llamada por el descubrimiento de un cadáver en el lago Karagol, situado en Burdon County, el área más depauperada de Arkansas, en lo más profundo del sur.  Esta llamada lo retorna a 1977, en plena crisis autodestructiva por el asesinato de su esposa e hija a manos de un psicópata. El nuevo descubrimiento le brinda algunas pistas que tal vez le permitan descubrir al asesino de su familia y consumar su venganza, para lo que se traslada a Arkansas.

Sumido en un dolor insoportable, llega a la zona, donde trata de investigar algunos detalles del asesinato de una joven negra y la aparición de su cadáver en lo que parece un montaje siniestro. Sus preguntas pronto provocan las suspicacias de todos los vecinos, y de la policía, quien lo detiene como “sospechoso”. La chica recién descubierta en realidad es parte de una cadena de homicidios realizados con una gran violencia y teatralidad, lo que hace sospechar a la policía que se trata de un asesino en serie, pero allí está el problema.

Burdon County es la región más empobrecida de uno de los estados más pobres de EUA, con pasado secesionista y una historia de racismo, ha estado muriendo de olvido lentamente. Pero en Arkansas ocurre un milagro, Bill Clinton (Bubba, en el argot local que enfatiza su origen blanco sureño), una de su jóvenes promesas, es electo Presidente de la nación y este hecho pretende ser aprovechado como una oportunidad única e irrepetible para cambiarle la fisonomía al estado. Los poderes económicos del condado están involucrados en un proyecto para atraer a la industria militar al pueblo, como única alternativa para crear empleos, atraer capitales foráneos y por supuesto, hacer un magnifico negocio con tal empresa.

Un asesino en serie en sus tierras puede ahuyentar la inversión, ya que tienen una enorme competencia de otros condados del vecino Texas, de manera que tapar los crímenes se convierte en una misión de todas las fuerzas vivas, en particular, de la familia Cade, dueños de vidas y haciendas en la región y principales impulsores (y beneficiarios) de la instalación de la industria militar en el Condado, quienes activamente participan en ocultar las evidencias, entorpecer cualquier investigación y evitar que ojos externos se posen en la región, después de todo, las víctimas son solo tres chicas negras (por ahora), pobres y prescindibles, que se pueden sacrificar “en aras del bien común”.

Todos quieren tapar los crímenes, menos Evander Griffin, jefe de la policía de Cargill, pueblo donde han ocurrido los crímenes. Este saca de la cárcel a Parker y conociendo su pasado como policía de Nueva York, lo convence para que ayude en la investigación. Comienza así un recorrido por el vínculo entre el poder económico y la administración pública, capaz de torcer la justicia si ello garantiza sus ganancias. Pero también es un recorrido por el profundo sur norteamericano, lleno de una extraña belleza, pero también de un ambiente oscuro y siniestro, por la naturaleza y por la gente, anclada en el pasado esclavista.

Este libro se encuentra realmente entre Todo lo que muere y El poder de la tinieblas, uno y dos de la serie. Nos presenta a un Charlie Parker aun en proceso de reconversión, luego del brutal sacrificio de su familia, lleno de rabia y sed de venganza, pero que ya perfila su concepción de justicia y su decisión de enfrentarse al mal, que será su misión en la vida. Es una historia excelentemente narrada, trepidante, oscura e inquietante, como toda la saga. Está contada en dos tiempos, el ahora y el pasado, por lo que es una buena manera de iniciarse en la novela negra de John Connolly y a partir de ella, emprender la aventura por lo mejor del gótico contemporáneo. Muy recomendable…

Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de el artefacto.

Notas relacionadas

Danos tu opinión: