25 Instantáneas de Antonio Ortuño o ¿Quién ordena el terrible dolor que adoro y siento?4 min de lectura

Héctor Alvarado Díaz

1. ¿Si no fueras escritor posiblemente hubieras sido…?

Quise ser director de cine, futbolista y músico. Lo más probable hubiera sido lo último. Aún toco.

2. ¿Batallas con la página en blanco?

Jamás. Nunca llego a la página sin saber qué es lo que quiero con bastante precisión.

3. ¿Cómo comenzó todo?

Plagié El Quijote a los siete años. Iba copiando palabra por palabra. Me aburrí de copiar a la media cuartilla y me puse a inventar lo que sucedía.

4. ¿Trabajarías en una funeraria?

Puedo imaginarme sin demasiadas dificultades.

5. ¿A los políticos les faltó ácido fólico?

Y les sobraron ganas de joder. Los odio.

6. ¿Cuánto duran tus jornadas de trabajo?

La mejores, entre seis y ocho horas, pero no le hago el feo a una de cuatro bien aprovechada.

7. ¿Te has metido en líos con la ley?

Le caía mal a la policía de Zapopan de joven. Me pararon mil veces por caminar en la calle. Es lo más lejos que ha llegado mi carrera criminal.

8. ¿Persigues a tus personajes? ¿Ellos te persiguen?

Ellos son las mariposas y yo soy el lepidopterólogo.

9. ¿Hasta dónde son importantes las relaciones públicas?

Los lectores tienen que saber que existes. Los editores también. A partir de allí, ya es grilla todo.

10. ¿A quién(es) tomas como maestro(s)?

La mitad de lo que sé es por haber leído a Rubem Fonseca y a Jorge Ibargüengoitia de muy joven. Y por haber oído tanto a Motörhead, Black Sabbath y los Ramones.

11. Cinco libros esenciales en tu formación.

Kalpa Imperial, de Angélica Gorodischer; El maestro y Margarita, de Bulgakov; Escupiré sobre sus tumbas, de Boris Vian; El Hacedor, de Borges; Estas ruinas que ves, de Ibargüengoitia.

12. Las redes sociales ¿ángel o demonio?

Nada tan importante. Una fiesta que es aburrida en el jardín y divertida en la cocina.

13. ¿Fue difícil publicar?

El primer libro fue un infierno para publicar. A partir de ahí pude elegir.

14. ¿Qué te causa desconfianza?

La gente que se afana en mostrar lo noble, bondadosa y empática que es. Siempre estoy convencido de que son hipócritas y viles y no recuerdo haber fallado.

15. ¿Fan de la tecnología?

Lo indispensable. O sea, poco.

16. ¿Cómo tomas las críticas?

Si un crítico descubre que fallé al intentar hacer algo que sí quería en el libro, me irrito conmigo. Si un crítico se enoja porque no hice el libro que él hubiera querido (esto es lo más común) me da exactamente lo mismo. Que se ponga a escribir.

17. ¿Eres de mascotas?

Tuve gatos y tengo perros. Prefiero mucho a los perros. Ya no me imagino sin perros.

18. ¿Qué bebes cuando bebes?

Ha sido por épocas. Yo creo que ya me quedé en el vino tinto.

19. ¿Tienes una ciudad ideal?

La ciudad más bella que conozco es Roma. Volvería mil veces. Las que más me gustan son Madrid y el exDF.

20. ¿Hay algo de azar en tu concepción de la obra?

Lo menos que puedo, pero escribir es un espacio de libertad y siempre encuentras más cosas de las que esperabas al planear.

21. Vicio favorito.

Uno confesable: el café.

22. ¿Qué opinas del plagio literario?

Que es tener muy mal concepto de la propia capacidad.

23. ¿Y de la literatura del narco?

No me interesa.

24. ¿Cuál es tu idea de la felicidad?

Una paz divertida. Vivir en casa, sereno, y de pronto ver a los amigos y reírse diez horas seguidas.

25. ¿Has escrito poesía?

De joven. En vez de escribir poemas románticos para enamorar chicas, que es lo que debí hacer, quise ponerme a escribir vanguardiadas. Por suerte, se fueron todas a la basura.

Antonio Ortuño (Zapopan, Jalisco, 1976).

Ha publicado cuatro libros de relatos: El jardín japonés (2007), La Señora Rojo (2010), la antología personal Agua corriente (2015) y La vaga ambición (2017), con el que obtuvo el V Premio Ribera del Duero y el Premio Bellas Artes Hispanoamericano de Cuento Nellie Campobello.

También es autor de las novelas El buscador de cabezas (2006), Recursos humanos (2007), Ánima (2011), La fila india (2013), Blackboy (2014, con el seudónimo «A. del Val»), Méjico (2015), El rastro (2016), El Ojo de Vidrio (2018) y Olinka (2019).

Fue ganador del Premio de la Fundación Cuatrogatos, de Miami, al mejor libro juvenil por El rastro (2017) y finalista del premio Herralde de novela (Barcelona, 2007) por Recursos humanos. Ha sido traducido a diez idiomas. Actualmente es columnista de la edición americana del periódico El País.

Notas relacionadas

Danos tu opinión: