Y quedarán cadáveres de gatos, bienvenidos a la poesía de Emmanuelle Brío4 min de lectura

Caliche Caroma

El próximo martes 20 de julio se presentará el libro de Emmanuelle Brío titulado Puto Amor, Cígneo Ediciones/Colectivo Michoacán es Diversidad/Brío, el lugar en donde se comentará y leerá el poemario de 106 páginas será en los Baños Valladolid, recinto aséptico ubicado en la calle Eduardo Ruiz #605, Centro Histriónico de Morelia, Michoacán. En las intervenciones estarán: Margarita Vázquez Díaz, Raúl Martínez Rojas y Nektli Rojas. El asunto poético comenzará a las 18:30 horas, mejor conocidas como las seis y media de la tarde. Aquí se comparte el prólogo del libro, con el firme propósito de ir calentando el amor…

Emmanuelle Brío nos otorga su Puto Amor, delicado como vidrio que corta, nos lo entrega con el odio de los días acumulándose en páginas blancas de la creación. Poesía en la llaga terráquea, el dolor del mundo se canta aquí, muy glam, muy rock, muy muy. Emmanuelle creó su Puto Amor en seis días y el séptimo descansó como lo hizo la Marilyn Monroe de Santo Domingo, aquí usted, el famoso lector, tiene que ir a buscar la canción del grupo dominicano El Hombrecito. Por cierto, ¿qué puede esperar el lector? Los libros están hechos para los lectores y en apenas cinco líneas ya los hemos mandado al carajo a casi todos, menos a usted, querido lector.

¿Qué puede esperar aquel que se pone del otro lado de la calle? Kilos y kilos de referencias. Las referencias son puertas que conducen a elevadores y luego de dos o tres escaleras de caracol se posibilita la conversación, como más o menos lo dijo algún día esa leyenda llamada Gabriel Zaid. Un poeta es aquel que tiende puentes entre dos mundos, un poeta es el hacedor de conversaciones: Sor Juana y David Bowie en una banca del Jardín de las Rosas a las tres de la mañana, un drogadicto se les acerca para pedirles una moneda, Emmanuelle dibuja la escena desde su omnisciente perspectiva (y a veces lo asaltan más que las ganas).

Este libro son miles de horas nalga, no nalgas, sino nalga, nalga morena que reflexiona sobre lo que acontece, es el resultado del gusto y el disgusto por la lectura, la admiración de los otros en caída libre, las felaciones en do sostenido, el aguinaldo del muerto, la estación del tren de la vida en donde los boletos son gratis, pero llueve y el ferrocarril se moja y la vida se pone húmeda. Este libro es una biblioteca que merece ser desordenada, manipulada, ultrajada, poseída, why not? Este libro es puro amor, puto el que no lo lea.

Divido en dos partes, Mandíbula y Puto Amor, el poemario es pólvora ávida de estallar, a punto de hacer ¡pum! Quisiera llenar de citas del libro de Emmanuelle estos párrafos que la mayoría de la gente se salta; el análisis profundo por el recto del gusto, pero no lo haré. Es un buen libro, lo digo yo, ¿quién va a contradecirme? Sólo el lector, esa costra que contradice todo cuando de verdad, en serio (y un poco en broma) ha leído.

Termino confesando algo, este prólogo era otro y lo cambié. Lo hice porque ayer (17/05/MMXXI) casi muero en un accidente automovilístico. Regresaba de Lázaro Cárdenas y el chófer se quedó dormido, la vagoneta dio vueltas y de puro milagro estoy aquí, cambiando el prólogo de Puto Amor. Sentí que necesitaba cambiarlo para curarme de espanto, con una lectura de madrugada, escribir me cura, y con la hora de entrega pisándome los talones, aquí está, este abrazo de palabras para mi amigo, Emmanuelle Brío.

A leer, que el Diablo se la come.

(El libro se podrá adquirir el día de la presentación)

Notas relacionadas

Danos tu opinión: