Fantasía2 min de lectura

Livier Fernández Topete

Quedarían los motores de los autos liberando su ruido desde las avenidas; los pájaros trinando al amanecer; los perros ladrando y encontrando eco en el alboroto de sus pares; continuaría el repicar de las campanas en las iglesias, en los cuellos de algunas mascotas, en el llamado de alerta para aquellos que las usan como timbre; seguirían sonando los pasos del amado al acercarse a su amante; resistiría el sonido acuoso de las fuentes en las plazas, de los ríos y de los mares rompiendo sus olas en las costas; persistiría el maullido de las gatas en celo, la risa de los niños, el choque de las copas al brindar con otro, el murmullo de la gente en las cafeterías, el barullo en los estadios; permanecerían las palabras altisonantes y las dulces expresiones de afecto; persistiría el chirrido de los raíles producido por las vías al paso de los trenes, el jazz de las bocinas de los barcos, el aullido de los lobos ante la luna, el golpeteo de la lluvia en el pavimento, el silbido del viento, el crujir de la hojarasca al ser pisada; nos acompañaría la voz del amigo, el grito del recién nacido, el rugido majestuoso de los leones, el tap de un reloj marcando las horas, el trueno de un relámpago en la tormenta, el estallido del agua en la regadera, la explosión de una fogata, el bullicio de la urbe, el sonsonete del vendedor en turno, el zumbido de un insecto, el rumor de un ventilador; nos perseguirían las onomatopeyas, el susurro de los que hablaran a nuestro oído. Si la música no existiera, una oquedad enorme nos atravesaría, nos veríamos orillados a combinar sonidos y a componer en el aire, ayudaría la polifonía cotidiana, el canto arquetípico de las sirenas resonaría en el alma, hilvanaríamos las notas emitidas por el entorno; si la música no existiera, nos aferraríamos a los cánticos emitidos por el día a día. No dejaría de escucharse el estruendo de estar vivos, nunca se iría el gemido bluesero de la muerte.

__________

* Fantasía es también una forma musical libre, se distingue por su carácter improvisatorio e imaginativo, más que por una estructuración rígida. Permite al compositor una mayor expresividad musical relajando las restricciones inherentes a otras formas tradicionales más rígidas, como la sonata o la fuga.

Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de el artefacto.

Imagen de portada: Partitura intervenida por People Too.

Notas relacionadas

Danos tu opinión: